– ¿Sabes? Podría tenerlo todo si quisiera.
Ella miró a sus ojos y se atrevió a preguntar.
– ¿Qué haces aquí entonces?
Él le regaló una sonrisa de esas que responden antes que las palabras.
– Tenerlo todo.

Anuncios