Por la noche hay mejores cosas que hacer que dormir…

Como callarte las buenas noches y ahogar las palabras convirtiéndolas en suspiros que se escapan detrás de cada mordisco.

Como jugar bajo tu ropa y perderla por el camino, arrancártela, hacerte pensar que no quieres recuperarla en ningún momento, que sólo deseas estar desnuda bajo mi cuerpo.

Como acariciar tus piernas con mis dedos, tu cuello con mis labios. Como coger tus pechos pequeños y suaves con mis manos, con mi boca, con mis dientes.

Como beber de tu cuerpo, de tu boca y de tus piernas para calmar mi sed, mis ganas. Desgastarte sin compasión, con mis ojos en los tuyos, con tus manos buscándome y tu cuerpo hablando por sí mismo.

Como ponernos a menos de un milímetro y sentirnos aún más cerca. Compartir el mismo aire, el mismo calor, las mismas ganas.

Como hacerlo con violencia. Con fuerza. Con deseo. Con ansia. Con todo.

Porque por la noche hay mejores cosas que hacer que dormir…

…Y por la mañana, mejores formas de despertarse.

Anuncios