– ¿Lo intentamos?

– No…

– ¿Lo hacemos?

– No…

– ¿Entonces…?

Su sonrisa quizá fue mayor respuesta que ninguna de las palabras que podían pronunciarse.

– Estamos.

– Estamos. Aquí y ahora.

Anuncios