Es cierto, no todo es fácil.

No todo es tan fácil como abrir y cerrar los ojos.

No todo es tan fácil como apoyar tu cabeza en mi hombro.

No todo es tan fácil como coger tu mano y sentirme bien al momento.

No todo es tan fácil como enamorarme de ti.

Da igual.

Las cosas fáciles son mis motivos para afrontar las difíciles.

J.

Anuncios