A pisar la escarcha y congelarme con el viento helado en la cara. A que me ciegue la luz y tenga que descubrir tu cuerpo con mis dedos. A que me arda tu piel en las manos. Sólo déjame coger tu mano y acompáñame… No tengas miedo a que todo desaparezca a tu alrededor y te quedes sin aire. Confía en mí, respira de mi vida. No te preocupes por el resto. Sólo acompáñame…

Anuncios