Siempre volver.

Volver a lo de siempre. A lo que soy. A lo que siempre he sido, a quien he sido siempre.

Volver a disfrutar de lo que tengo, de lo que me llena, de lo que quiero conseguir. Y conseguirlo, sentirme lleno, sentir que tengo lo que me merezco.

Volver a la picardía. A esas miradas, a esas preguntas que dejan sin respuesta y sin habla. A esas noches sin dormir pensando en cosas realmente buenas.

Volver a ver una mirada brillante, una sonrisa de vergüenza. Volver a esconder algunas palabras para decirlas en el momento justo.

Volver a ser un chico con picardía, que no lo dice todo, que esconde algo dentro. Algo que no deja ver a cualquiera.

Aunque siempre he sido así. Siempre he vuelto. Nunca he dejado de ser ese chico, aunque ya no lo vieran en mí. Pero está claro que siempre se vuelve. Y que me encanta ser así. Y sé que al resto puede no gustarles, pero me da bastante igual. Sé que a los que me importan sí.

Por eso siempre vuelvo.

Por mí.

Porque siempre voy a volver a lo que soy de verdad.

Siempre.

Cero Grados.

Anuncios