Salir de la ducha. Sentir el frío que hace en contraste con el calor del agua. Vestirte y colocarte la capucha de la sudadera. Meterte en la habitación, medio groggy por el agua, poner una lista de reproducción en el ordenador y tumbarte en la cama con los ojos cerrados. Tranquilidad… Sólo la música, el resto en silencio… Dejar que los pensamientos se marchen de la cabeza… Quedarte sólo con imágenes, con un par de imágenes que recordar y que te roban una sonrisa… Y que justo suene una de tus canciones favoritas… Pensar que a pesar de todo tienes tu felicidad. Aunque sea en pequeños frascos que destapar cada cierto tiempo en forma de lluvia, en forma de música o en forma de beso. Destapar uno de esos frascos y disfrutar como hoy de un minuto de felicidad…

1 minuto de felicidad al día.

Jose.

Anuncios