Respirar. Tan sólo respirar relajado. Aliviar tensiones. Sonreír sin esconder los nervios. Escucharte. Ver tus ojos. Quitarme un peso de encima y echarme encima tu mirada. Ponerme los cascos y cerrar los ojos. Dejar de preocuparme y mirar por la ventana un cielo nublado. Saber que hace frío ahí fuera y que me siento bien aquí dentro. Que me siento bien dentro de mi mismo y que la gente es fría con las personas de fuera. Sentirme bien conmigo mismo y contigo. Sentir la confianza. Saber que muy poca gente tiene esa confianza con nadie y sentirme bien. Sentirme feliz.

1 minuto de felicidad al día.

Jose

Anuncios