Tras 25 años trabajando de sicario, ahora le asaltaban las dudas. Tanto trabajo, tanta sangre, tanto tiempo desperciciado, tanta gente asesinada por él. Y ahora se sentía culpable.

Tanto tiempo asesinando a gente… Y se sentía culpable. Nunca le había dedicado tiempo a su esposa.

Anuncios